Por qué no podemos apagar las luces

¿Por qué no tenemos la posibilidad de apagar las luces?

El 31 de marzo de 2007, personas y compañias en Sydney, Australia apagaron las luces a lo largo de una hora. Los faroles y semáforos de la región se dejaron encendidos por fundamentos de seguridad. ¿Te imaginas una localidad como Nueva York en la oscuridad? Quizás a algunos neoyorquinos no les importaría oscurecer, dado que no hace tanto tiempo cuando tuvieron un apagón. Bueno, ¿puedes imaginarte tu propio pueblo sin luz a lo largo de una hora alguna noche?

Se ve una muy buena iniciativa. ¿Por qué no lo intentas aquí en los USA? O, ¿por qué no apagar periódicamente millones de luces cada noche? Si usted se encuentra en algún localidad de los EE. UU. hay luces en todas partes. Puedo oír a la multitud reflexionar lo arriesgado que sería estar en la oscuridad en varias localidades. No obstante, se ve que se podría llevar a cabo algo para achicar nuestro consumo de energía y, consecuentemente, comenzar a achicar las emisiones de gases de efecto invernadero.

Leí numerosas cosas online como, si apagamos todos los letreros de salida iluminados en todos los inmuebles en los EE. UU. tendríamos la posibilidad de cerrar unos cuantos centrales eléctricas. O, si convertimos todos los semáforos en luces LED tendríamos la posibilidad de apagar unos cuantos centrales eléctricas. No estoy seguro de cuán acertadas son estas declaraciones, pero posiblemente sean algunas. Es hora de estudiar cómo tenemos la posibilidad de achicar nuestro consumo de energía. Va a ser muchísimo más simple en este momento que luego. Pienso que lo primero que hay que tomar en cuenta es dónde se generan los residuos.

El viernes durante la noche, los alumnos de Penn State se proponen como voluntarios para ofrecer la vuelta al campus y apagar las luces en las superficies públicas. Estiman que apagan entre 1500 y 2500 luces cada vez. Penn State tiene un millón de USD al mes de electricidad. Sería atrayente entender qué encontronazo tuvo la acción en su factura de electricidad.

Todo se ve reducirse a la economía. ¿Hay alguna otra causa para intentar ahorrar energía? ¿Tenemos que poner en relación a cuánto dinero ahorramos? ¿No lo realiza sólo para achicar la contaminación lo bastante? ¿O nos hemos vuelto bastante perezosos para estar preocupados y utilizar el dinero como explicación?

Para volver a la iniciativa de apagar las luces, lo que viene a la cabeza oséa que una localidad apaga miles de luces periféricas y algunos vienen durante un incidente o es asaltado en algunos sitios donde es oscuro o más oscuro de lo recurrente. La cosa posiblemente golpearía el ventilador y todo el planeta podría estar en la corte diciendo que la localidad era poco responsable en apagar las luces. ¿Entonces el miedo nos impedirá intentar algo?

Estoy seguramente la mayor parte de los inmuebles no requieren todas las luces encendidas que se dejan encendidas cada noche. Precisamente no requerimos iluminación decorativa, a menos que logre ser del sol. ¿Qué tal apagar la mitad de las luces de la calle en una localidad o pueblo? Esto no sería un lado de la región iluminado y un lado oscuro, sino, cada otra luz mientras vas bajando la calle.

Lo verdaderamente posible es que la idea se tome primero a nivel local. Se ve haber poca intención política nacional para llevar a cabo en oposición al flagelo o consumo que amenaza con descarrilar nuestro mundo. Hace años, Jimmy Carter fue ridiculizado por decir que los habitantes de estados unidos podrían tener que guardar en vez de consumir sin reflexionar. En algún instante quizás se vea como nuestro deber patriótico ver cómo tenemos la posibilidad de guardar los elementos y vivir más simplemente con menos consumo y demanda en nuestro medio ámbito.

Sin categoría

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *