Cómo aprender a contar chistes

Aprender a contar chistes no es algo imposible. Incluso aquel al que más le cuesta puede aprender y lograr cierto nviel de gracia con un poco de práctica. Claro, como en todas las cosas, hay personas a las que les resulta más fácil hacer algo que a otras. A algunas se les da mejor los deportes, a otras el arte, a otras la política. Lo cierto es que contar chistes no es algo fácil. Lo primero que se necesita es cierta soltura para enfrentar el público. Si tienes pánico escénico será mejor que primero trabajes esa carencia para luego centrarte en los chistes, porque por más que tengas los mejores chistes y la mejor manera de contarlos, no podrás hacerlo si no puede enfrentar al público.
Pero aprender a contar chistes es totalmente posible. En esta pagina tienes varios chistes muy graciosos para ir practicando. También es necesario distinguir entre quien cuenta chistes con sus amigos, quizá tomando una copa, y quien lo hace de manera profesional frente a cientos o miles de personas. Todo depende de lo que queramos hacer y a dónde queramos llegar. Entonces, primero trabajar nuestra soltura con el público y luego pulir ciertos gestos, posturas y dialectos, es el consejo que les podemos dar.